Hablar de la cuarta revolución industrial o industria 4.0 es hablar del internet de las cosas (Internet of Things o IoT) y de la revolución digital de la industria.

De una forma simple, podríamos decir que se trata de una industria donde las máquinas de producción están digitalizadas, interconectadas, y manejan e interrelacionan cantidades ingentes de datos (conocidos como Big Data), para aprovechar mejor sus funcionalidades y ser así más efectivas y eficientes.

La industria 4.0 plantea una revolución entre la automatización de los procesos de producción y la explosión de la era digital que, paulatina e inexorablemente, se extiende a todas las industrias y sectores.

El resultado: a partir de la interconexión de máquinas por medio de potentes software, la red y la gestión del big data, se espera controlar mejor la industria teniendo en cuenta la optimización de procesos, la relación siempre cambiante de la oferta y la demanda y la adaptación de la industria al cliente (customization). En definitiva, tener una “fábrica inteligente”.

El mantenimiento predictivo: qué es y qué ventajas tiene

El mantenimiento predictivo toma un papel preponderante en esta cuarta revolución industrial, en la medida en que casa perfectamente con los principios de anticipación, eficiencia y eficacia de la «fábrica inteligente».

Se conoce como mantenimiento predictivo al conjunto de acciones y técnicas aplicadas para detectar los posibles fallos y/o defectos que se puedan generar en las máquinas en las etapas incipientes de su proceso.

Así, es un mantenimiento que se diferencia del ya conocido mantenimiento correctivo (que repara las máquinas una vez producido el fallo) y el preventivo (que, por ejemplo, repone una correa de tracción desgastada por prever que puede producir un fallo en un futuro lejano).

Los fallos que se predicen con el mantenimiento predictivo evitan las paradas de la maquinaria por fallos, con lo que las pérdidas económicas causadas por estas paradas imprevistas de la producción se evitan, y se garantiza no solo el flujo continuo de la producción, sino el flujo de la economía.

Las ventajas de este mantenimiento predictivo son básicamente tres:

  1.  Planificación y programación de las acciones. Al ser predictivo, el fallo se detecta con suficiente antelación, con lo que se favorece que el mantenimiento correctivo se realice con más calidad. Las predicciones pueden llevarse a cabo en las paradas técnicas del servicio, con lo que no se pierde operatividad ni volumen de producción.
  2.  Es una técnica on-condition. Es decir, la mayoría de técnicas de mantenimiento predictivo se llevan a cabo con la maquinaria a pleno rendimiento (on condition).
  3.  Es un mantenimiento proactivo. A diferencia del correctivo, se predice lo que puede pasar, con lo que se pone remedio antes de tiempo, respetando el work-flow de la empresa y ofreciendo una mayor calidad en el servicio.

En resumen, además de las ventajas de la industria 4.0 que ya hemos comentado en otros posts, vale la pena tener en mente el concepto de mantenimiento predictivo cuando nos planteamos implementar y/o mejorar procesos de automatización industrial.

MCR

Ctra. Molins de Rei, 21-23
08205 Sabadell (Barcelona)
Tel: +34 93 727 71 45
info@mcr.es

Abrir chat